El adiestramiento del perro de Presa CanarioUna de las razas de perros con más carácter y fortaleza es el Presa Canario. Como su nombre indica, se trata de un animal cuyo origen se encuentra en las Islas Canarias. Este perro de raza cuenta con una agilidad formidable, como también una fuerza extraordinaria, siendo utilizado desde hace siglos como un animal protector, perfecto para guardar la casa o para tareas en el campo que requieran mucha resistencia. Si quieres conocer cómo es el adiestramiento del perro de Presa Canario, aquí te damos unas nociones básicas para que te haga caso y sea un buen animal de compañía.

Cómo adiestrar a un Presa Canario

Como podrás saber, si tienes ya en tu poder a un Presa o Dogo Canario, es que requiere tener una licencia para regularlo, ya que se trata de un perro potencialmente peligroso, pero que, sin embargo, si se le cuida bien, se le respeta y se le adiestra como es debido, no habrá problema alguno. Es esencial que el adiestramiento se lleve a cabo con cachorros, para que su personalidad se moldee desde pequeño. En todo momento el cariño será un punto importante, para que se vuelva lo más fiel y leal a sus dueños y personas conocidas.

No se debe de tener en un sitio cerrado, ya que requieren de mucha actividad, puesto que poseen una gran cantidad de energía que deben quemar corriendo de un lado para otro, jugando y practicando ejercicios.

Cuando el animal ya ha pasado los 6 meses de edad y se le han enseñado las normas básicas, se deben de empezar con otras más difíciles, pero que mejorarán su comportamiento. En caso de que tengas al animal desde más mayor, es aconsejable el uso de los collares eléctricos. Para que puedas hacerte una idea de ello, leemos en esta guía de collares eléctricos para perros que es totalmente inofensivo para el animal, no le hace daño, pero si consigue que reaccione a las directrices que le imponemos y mejora su actitud frente a la orden.

Adiestrar al Presa Canario en espacios abiertos

Reiteramos la necesidad que tienen estos perros de aire libre, de salir a la calle, estar sueltos en un parque o en la playa, correr e incluso jugar con otros perros para socializarse y que los pueda ver como compañeros y no enemigos. Si se tiene mucho tiempo encerrado es cuándo empezarán los problemas, puesto que la ansiedad, la tensión y otros factores hacen que estos animales se vuelvan toscos, irascibles y puedan morder muebles e incluso, si la situación es muy grave, hasta personas.



Aviso legal